Sistema respiratorio de las aves

Antes que nada, debido a su anatomía y evolución las aves poseen una necesidad muy grande de oxígeno. El aparato respiratorio de las aves es muy diferente al de los reptiles y mamíferos.

Esencialmente el desarrollo de su sistema respiratorio con el pasar del tiempo les permitió a las aves mejorar su vuelo. Las aves se adaptaron anatómicamente a la capacidad de volar y en consecuencia poseen un sistema de respiración mucho mejor que los demás seres vertebrados.

Sistema respiratorio de las aves

La anatomía respiratoria de las aves

Básicamente las aves poseen un número de órganos que ningún otro ser vivo posee, y es necesario, para entender la superioridad sistemática del aparato respiratorio de las aves saber algunos conceptos sobre los elementos que lo componen:

  • Fosas nasales: Orificios de toma y expulsión de aire.
  • Tráquea: Conducto con aros rígidos que está siempre abierto. Permite el paso del aire de lo externo a lo interno de los pulmones y viceversa.
  • Bronquios: Corresponden a tubos abiertos y rígidos que entran directamente en los pulmones.
  • Bronquios secundarios: Esencialmente son segmentos de los bronquios dentro de los pulmones.
  • Parabronquios: Básicamente son cilindros muy pequeños exclusivos de las aves que están muy vascularizados y en ellos se realiza el cambio de gases. En las aves no hay alveolos.
  • Pulmones: Básicamente dos sacos esponjosos expandibles, muy vascularizados y que tienen a su alrededor mesobronquios y parabronquios. Los pulmones se sitúan en la caja torácica del animal.
  • Sacos aéreos: Esencialmente son órganos membranosos, exclusivos de las aves, que sirven para almacenar aire.

Respiración de las aves

Especialmente en las aves, los bronquios en vez de finalizar en alveolos como en los mamíferos, se desarrollan en los parabronquios (una especie de tubos) vías por donde el aire fluye sin prórroga.

También de las aves es representativo el avanzado sistema de entre 7 a 14 sacos aéreos interrelacionados, ubicados por pares en el tórax y el abdomen. Los sacos aéreos están conectados a los pulmones  de tal forma que quizá el más del 70%  del aire fluye directamente dentro de los sacos de aire, estos servirían como almacenes de aire fresco.

Al aspirar, este aire es filtrado por él y recogido en las bolsas aéreas anteriores. De estas fluye directamente al exterior. Básicamente la ventaja de tal disposición es obvia; los pulmones reciben aire tanto durante la aspiración como durante la expulsión.

Un curso casi continuo de aire oxigenado pasa a través del sistema de parabronquios completamente vascularizados. Además de la respiración como principal competencia, el sistema de sacos aéreos ayuda a refrescar el cuerpo de la ave durante un ejercicio largo.

Ahora que ya conoces cómo respiran las aves te invitamos a conocer el sistema respiratorio de los peces.


Deja un comentario

contador pagina web