Información

Función de los alveolos pulmonares en el sistema respiratorio

Los alveolos pulmonares son los pilares del intercambio gaseoso entre la sangre y el aire que tiene lugar dentro de ellos.

Se produce directamente entre la sangre ubicada en los capilares  de los alveolos, que proceden del ventrículo derecho, y el aire que estaba en los alveolos comprimido que proviene de la atmosfera.

Función de los alveolos pulmonares en el sistema respiratorio

¿Sabías que? Se estima que hay alrededor de 300 a 700 millones de alveolos dentro de nosotros, lo suficiente  para rellenar una pista de tenis completa. ¡Ellos sí que trabajan en equipo!

Definiendo

Los alveolos están situados en la parte más distal del árbol pulmonar (se le llama así porque las terminaciones de los pulmones que asemejan a las ramas de un árbol) tienen la forma de una bolsita el cual el intercambio gaseoso se efectúa en las fibrillas venosas ubicadas alrededor de los alveolos.

¿Cómo está dividido?

Estos comienzan con una extensión del bronquiolo pulmonar en la que al final se encuentra un saco denominado alveolo pulmonar, el cual es rodeado por 3 tipos de vasos capilares: las venas, vasos linfáticos y arterias.

Las venas son las que conducen la sangre oxigenas a las vías principales del organismo hasta llegar al corazón mientras que las arterias mueven la sangre del corazón a los diferentes mecanismos del cuerpo para luego desembocar otra vez en los pulmones y ser oxigenados nuevamente por los alveolos.

Tipos de alveolos

En nuestro organismo se alojan dos tipos de células que conforman el alveolo: células alveolares tipo I (rodean la mayor parte del alveolo, encargadas de llevar a cabo el intercambio gaseoso) celulares alveolares tipo II (poseen más abundancia que las del tipo I pero la zona que se ubican es mucho menor, se encargan de segregar las sustancias necesarias para el intercambio gaseoso).

Sin embargo cabe destacar que las células del tipo II tienen la particularidad de cambiar su figura y funcionamiento para tomar el lugar de la tipo I perjudicada.

No te dejes engañar por su tamaño, pueden ser muy pequeñas pero una vez el aire en los pulmones son las que llevan el cargo más pesado, así que cuídalas.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO EN

No hay comentarios todavía